Salvando la vida a este exclusivo cuadro Specialized edición Contador.

Como puedes ver, así tal cual nos trajeron este cuadro, ni rastro del trozo que faltaba. Lo estuvimos valorando un tiempo y decidimos que se podía salvar.

Aconsejamos al dueño primero hacer solo la reparación y dejar los trabajos estéticos para más adelante, que la tuviera un buen tiempo a prueba y si no aparecía ninguna pequeña fisura ni daba problema alguno, pintarla más adelante.

Así que empezamos con los trabajos de reparación, siempre a conciencia con lo que hacemos y con la seguridad de las personas ante todo…

Aquí puedes ver algunos de los pasos para llegar a conseguir hacer esta reparación y con total seguridad y la última foto del trabajo terminado. Ahora solo faltaba que el cliente la tuviera a prueba durante un tiempo, esto lo hacemos más que nada porque puede (aunque no se suele dar el caso nunca) que después de una reparación de esta envergadura, podría salir alguna pequeña fisura por algo que se nos hubiera escapado, y tirar por la borda todo el trabajo de estética de zona, por eso preferimos asegurarnos. Recuerdo que al final lo trajo para estética después de un año desde la reparación, la bici iba perfecta pero no encontraba nunca un hueco para traerlo.

Así que ahora solo faltaba dejarlo como nuevo y nos pusimos a ello…

Como puedes ver, aunque parezca mentira, quedó «perfecto» y otro ¡Reto conseguido!

Es una pasada encontrarte con algo así y ver como conseguimos dejar un cuadro así como nuevo y para dar guerra durante muchos años más, siempre con el 100×100 de sus cualidades y con 2 años de garantía.

Compartir este post:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest